Hablando de

·De salida: The K2 (Kdrama)·

Se terminó The K2 y quiero dar mis impresiones finales sobre el drama, aunque la verdad he quedado un poco confundida con el producto final pues sé que lo disfruté y fue entretenido pero no sé si realmente me gustó… ¡ups!

(Puede contener spoilers)

En general.

The K2 se presentó como un melodrama político y de acción. En los primeros episodios parecía ser sólo un drama de acción y lo cierto es que esa acción ocurrió sin mucho sentido fue más un patear por patear, golpear por golpear que algo realmente justificado o necesario.

Eventualmente se fueron reduciendo las escenas de acción para dar paso al drama político, la diferencia de este drama con muchos otros dramas políticos es que las cuerdas de las marionetas políticas están controladas por alguien externo a la política, no es de sorprender, en la realidad los políticos sucumben casi siempre (déjenme darles el beneficio de la duda con ese “casi”) ante el poder de los millonarios, sin embargo vemos poco ir y venir en el sentido extrictamente político y es más un estira y afloja en la lucha por el poder entre personas de por si ya poderosas. Los políticos son las marionetas, el gobierno el medio para controlarlas.

“No pagamos el recibo de luz por eso estamos a oscuras”

Lamentablemente en medio de estos dos estilos de drama decidieron incluir un drama romántico, porque aparentemente no podemos tener un héroe con convicciones sino simplemente un héroe que reacciona al encantador mecer de una falda al viento mientras quien la viste se encuentra en peligro.

Una de las debilidades de este drama es el motivar a su protagonista en el amor, no en un sentido de justicia nato o con valores pre-establecidos, el protagonista se mueve, piensa y se motiva ya sea por su sed de vengar a su difunta amada y/o por el interés de proteger a su nueva amada, nunca por un principio inherente a él.

-Voy a donde la corriente me arrastre-

Cuando el motivo del protagonista es proteger a su amada inevitablemente esa amada se convertirá en carnada para él, su talón de aquiles y así es como vemos nacer ante nuestros ojos un personaje femenino más de los tantísimos que hay donde la protagonista sólo sirve como piedra de tropiezo y no es realmente de ayuda a nadie, ni a sí misma.

Dirección y tecnicismos.

No me gustó la dirección del drama, hubo demasiadas escenas hechas con esa técnica de cámara en mano, las peleas se vieron constantemente interrumpidas con la manía del director de querer que viéramos desde una perspectiva a 360°, los close-off también sufrieron de un abuso. La edición no ayudó mucho, hay cortes abruptos en la transición de una escena a otra, hay escenas innecesariamente largas y con silencios prolongados.

El PPL es uno de los más “pena ajena” que he visto, no puedes tener a tus protagonistas con uno de ellos al borde de la muerte y ¿ambos? (si creo que fueron los dos) soñando en ir a comer a Subway, si la falta de sutileza fue de por si vergonzosa la simple idea de que ese pudiera ser el último deseo del héroe es tristisimo.

La música. En ocasiones sentí que la música fue excesiva y poco acorde a lo que estábamos viendo a veces creía estar viendo una película de terror con un sacerdote haciendo exorcismos.

Guión: “¡Me robé el show!” —Yoo Jin

Voy a decirlo, este escritor se va a ir a mi lista de “Alerta: asegurate bien de que el drama vale la pena antes verlo” antes de volver a ver un drama de Jang Hyuk Rin.

No sólo esta historia tiene muchas similitudes con su otro drama Yongpal lo que habla de poca originalidad de su parte sino que además (basándome en estos dos dramas) parece tener la tendencia de ir desdibujando a sus protagonistas a medio camino, y hace también que las mujeres sean quienes lleven la batuta de todo lo que acontece en el show.

Tal vez suene bien que sea una mujer quien mueva las piezas del rompecabezas pero no lo hace de buena manera, en estos dos dramas no ha sabido plasmar a una mujer capaz sin que siga siendo inestable y sin que sus capacidades sean moralmente ambiguas. Sus protagonistas masculinos son buenos y ya, ¿y las mujeres? quién sabe… Esto lo hizo tanto con los personajes de Joo Won y Ji Chang Wook como lo hizo con los personajes de Kim Tae Hee y Song Yoon Ah.

Además deja mucho a la imaginación, he pasado gran parte del show suponiendo qué era lo que realmente querían y hacían los personajes, parece que el escritor no quiere dar explicaciones o mínimo insinuarlas para guiar al espectador.

Hablando de ambigüedades morales.

No es secreto (porque he estado escribiendo de ello) que en este drama yo apoyaba a la antagonista Yoo Jin, quería que todo saliera bien para ella (aún si tenía que responsabilizarse por sus actos). No fuí la única que la apoyó, en algunos foros y blogs de discusión del drama era tema frecuente y muchos, incluídos coreanos, empezaron a desear que Je Ha tuviera un romance con ella antes que con Anna. Aunque admito la gran química que hay entre ellos y creo que harían una estupenda pareja (incluso mejor de la que él hizo con Anna) no sentí que fuera necesaria esta relación para el drama, aún así quería a Je Ha de parte de Yoo Jin porque me parecía bastante interesante su dinámica.

Pero, ¿por qué?, ¿por qué prefiero apoyar a alguien en teoría “tan mala“?

Porque en los primeros 13 episodios Yoo Jin siempre fue moralmente ambigua. Constantemente nos dijeron que ella hacía cosas muy malas, inclusive amenazó con matar a unos viejitos y a Anna, y hacer daño al hijo de una periodista en los primeros episodios, pero aparte de las amenazas y del “dicen que dicen” no recuerdo ver a Yoo Jin hacer absolutamente nada que no fuera tener a Anna en cautiverio (algo que hacía con el respaldo del padre de Anna) y no se nos dio ningún indicio de que fuera víctima de algún abuso en el convento. Con todo lo que se nos ponía enfrente sobre la maldad de Yoo Jin también nos dejaron adentrarnos a sus pensamientos, es el único personaje con quien los espectadores tenemos esa “intimidad” y en sus pensamientos la ambigüedad del personaje es más evidente pues podemos verla creando juicios de valor, parece ser la única que entiende y conoce bien a todos, incluida a sí misma, y no le pasan desapercibidos los actos no tan cándidos del resto del elenco, también sabemos cuánto calcula lo que hace o dice aunque sea en contra de su sentir, especialmente cuando está frente a Anna.

En comentarios sobre el drama constantemente se acusaba a Yoo Jin de carecer empatía y de autocompadecerse, están hablando de la única persona que siente pena por Anna por ser hija de Se Joon, la única capaz de ver en qué situación real se encuentra Anna frente a su padre. ¿No es eso empatía? Y también hablamos de la única persona que excepto por su fiel secretaria Kim jamás tuvo la comprensión de nadie y sólo dedos señalándola, ¿no es normal que sienta pena por sí misma?.

Hay que sobrevivir… de una manera u otra.

Pero Yoo Jin estaba robándose mucho los reflectores, tanto que el director salió a acusar a la actriz Song Yoon Ah de “actuar más (de lo que hay) y no poderle pedir que haga menos” (o algo entre esas líneas), así que no creo que haya sido casualidad que en el episodio 15 vimos a la Yoo Jin que nunca habíamos visto en acción, orillando a alguien al suicidio, ¿acaso había que matar al personaje junto con sus ambigüedades y junto con todo apoyo que naciera hacía ella de parte del espectador?

Mr. No hago nada, me obligan.

Este es el drama donde está bien para los hombres matarse con armas y bombas para sobrevivir o para proteger a alguien o algo pero está mal que una mujer que tiene que rascarse con sus propias uñas en un mundo dominado por hombres haga lo mismo en su beneficio. Es el drama donde a nadie le molestaría ver a Je Ha matando al candidato Park si eso implica proteger a Anna, pero está mal ver a Yoo Jin, con su propia vida en peligro, utilizando lo que sabe para amenazar a quien la traicionó y llevarlo al suicidio. Tal vez el problema real es que Yoo Jin reconoce sus manías y hace uso de ellas, mientras que el resto de los personajes justifica las propias.

El escritor le dicta la moral al espectador y al menos que te pongas crítico lo aceptarás todo y pensaras que Yoo Jin no cabe en la ecuación y si en tu ecuación si cabe entonces “no entiendes el drama“. La crítica no está permitida, pensar diferente no está permitido hay que seguir el patrón.

Mención especial.

Song Yoon Ah. Sinceramente pienso que Yoon Ah hizo a Yoo Jin mucho más interesante de lo que el escritor hizo de Yoo Jin, si prestamos atención sólo a los diálogos y a las escenas puestas en pantalla Yoo Jin parece un personaje bastante lineal, es la interpretación que Yoon Ah ha hecho de Yoo Jin lo que pintó al personaje de matices y relieves. Son las miradas, los gestos, la tensión en su cuello y contorsiones en su rostro, las lágrimas que derramó y las que no, las risas y aspavientos que parecían indicar que Yoo Jin estaba al borde de la locura, a punto de desbaratarse, los que le daban la señal al espectador: Yoo Jin no es del todo negra, hay más profundidad y más capas que lo que vemos. En todas las escenas con ella en pantalla es la fuerza motora que impulsa esa escena y es imposible ignorarla independientemente de quién se encuentre frente a ella.

También quiero mencionar a Shin Dong Mi porque aunque la secretaria Kim no habla mucho no nos es desconocida y sabemos claramente dónde están sus prioridades y su fidelidad y no creo que habría sido fácil de comprenderla si del escritor dependiera y si además este papel lo hubiera tomado una actriz con menos experiencia.

Conclusión.

Sinceramente esperaba más de The K2 de lo que obtuve, hay muchas situaciones en el drama que me parecen poco coherentes, tuve dificultad para sentir empatía con los personajes principales algo que supuestamente no debería suceder, no me gustó mucho ni la dirección ni edición y creo que el guión tiene varios vacíos.

La historia en general es bastante atractiva aunque para mi gusto el drama pudo ser mucho mejor sin romance y además pudo durar un par de episodios menos, siento que hay escenas por demás largas y otras con Anna que parecían más bien de relleno, leí que originalmente Anna sería una niña y creo que eso habría sido perfecto, explicaría por qué para mi el personaje aunque sea del interés emocional de Je Ha no cabe en la narrativa, me suena más lógico tener una niña en constante peligro que a una adulta.

Mmm… algo bueno debe estar pasando aquí 😉

Hay diálogos bastante interesantes, especialmente entre Yoo Jin y Je Ha, son las escenas de este par juntos los que a ratos me hacían sentir que estaba viendo un gran drama.

The K2 logró mantenerme a la expectativa durante los 16 episodios, aunque no siempre me sentí satisfecha al ver tal o cual episodio así que pienso que en general logró su cometido como drama político de acción pero lo hizo sin crear impacto.

Mi calificación:

¿Lo recomendaría? Sólo a alguien que le guste el género pues es un drama entretenido pero con la advertencia de no tener expectativas muy elevadas. Pese a todo gracias a Song Yoon Ah y su personaje Yoo Jin disfruté el drama lo suficiente (siendo un drama que iba a ver por Chang Wook) pero no lo recomendaría a cualquiera porque no creo que sea fácil que alguien disfrute a Yoo Jin como yo y para mi la parte del drama sin ella no vale mucho la pena.

(Favor de recordar que estoy dando mi opinión en base a mi gusto y no hago de mi opinión una verdad absoluta).

La escena que marcará The K2

Arrivederci The K2, fue entretenido viajar contigo un rato.

4 Comentarios

  1. nana

    Acabo de terminar de ver este drama y concuerdo contigo, para mi las partes románticas era lo mas aburrido del drama, Anna solo era un estorbo para todos los personajes, no podía defenderse ni defender a nadie. La verdad solo termine este drama para ver como terminaria Choi Yoo Jin. The K2 pudo ser un gran drama obviando el romance ….
    Saludos :))

    • La Yoo Jin se robó el show sin duda😎 y por ella valió la pena llegar al final del drama.

      Estoy de acuerdo contigo pudo ser un gran drama si tan sólo hubieran dejado el romance fuera, era innecesario. El personaje de Anna no sólo aportó nada a la trama sino que también fue perjudicial para el desarrollo de Je Ha como personaje pues ya nada más empezó él a gravitar alrededor de ella y se acabó todo lo interesante que Je Ha tenía en un principio. Lamentable… 😔

      Saluditos Nana 👋

  2. Liz

    Miré este drama hace unas semanas (un poco tarde jajajaja) y justo ahora me encontré con este post y la verdad es que concuerdo totalmente contigo. La protagonista me supo desesperar por momentos, ya que no entendía la verdad porque estaba ahí, es la representación de esa mujer súper indefensa que en vez de ayudar a la persona que ‘ama’, le complica más la situación.
    Sin duda Song Yoon Ah hizo un excelente trabajo con su personaje, le dio una profundidad y una razón de ser que hasta la llegabas a justificar por todo lo que hizo, incluso cuando habían cosas no del todo ‘correctas’.
    Y por último, es que en verdad pensé que era la única que le había desesperado la cámara, es como que las escenas se mueven de una manera irregular parece que estuvieran mal grabadas y la edición a su vez creo que podría haber sido mejor…
    Saluditos n.n

    • ¿Es extraño no? Justificar a la “mala”, jejeje, pero en este drama a veces parece inevitable, especialmente porque su principal “víctima” (Anna) no te invita mucho a sentir pena por ella. Es lo bueno de tener personajes moralmente ambiguos, invitan al espectador a cuestionarse qué es lo aceptable y cuándo es aceptable.

      A mi la prota también me desesperó a momentos, había ocasiones (como por ejemplo, cuando se fue con el tío) en que sentía que estaba arruinando “el drama” Yoo Jin😝, le quería arruinar los planes a Yoo Jin y yo no quería. Sé que no debe ser así pero es lo que hay, lol.

      Ay Liz, me recuerdas esa cámara… fue un desastre 😵

      Song Yoon Ah es lo mejor de este drama. Saludos ^^b

Leave a Reply

Theme by Anders Norén