Hoy quiero hacer una recomendación de un drama de comedia romántica que vi hace 10 años, el cual encuentro adorable, dulce, divertido y con gran química entre todos los protagonistas. Ese drama es Oh Dal Ja’s Spring.

Me sorprende que cada vez que alguien pide que le recomienden dramas románticos, o cada vez que encuentro una lista de dramas románticos que “todo fan de los dramas coreanos debe ver” rara vez aparezca Oh Dal Ja, no sé si el drama es poco apreciado en el fandom o si ha sido poco visto. Me sorprende porque Oh Dal Ja es una comedia romántica que personalmente recomendaría antes que el 98% de los dramas “imperdibles” que recomiendan en otros sitios en sus listas “top”.

Tenía intenciones de recomendar el drama practicamente desde que comencé mi sección de recomendaciones, no lo había hecho porque tenía que volver a mis memorias para recordar qué hizo que La primavera de Oh Dal Ja dejara tan buenas impresiones en mí y hacerlo toma su tiempo, tiempo que hoy decidí dedicarle.

Antes de empezar, ¿de qué trata Oh Dal Ja’s Spring?

Este drama es como la versión coreana de Bridget Jones. Oh Dal Ja es una mujer que en su treintena es independiente y relativamente exitosa en su trabajo pero que desafortunadamente sigue siendo soltera y está convencida que eso ante la sociedad la convierte automáticamente en una mujer incompleta, es la versión de una mujer moderna que creció en tiempos menos modernos y que aún vive en una sociedad que no ha cambiado mucho sus expectativas respecto a cómo debe vivir una mujer en sus treinta años.

Por este motivo busca desesperadamente el amor, su desesperación aunado a su inexperiencia en el tema la exponen a una serie de eventos irrisorios y contrariedades divertidas.

Motivos para recomendar el drama:

5. Risas, risas, risas.

Es prácticamente imposible no reirse viendo Oh Dal Ja’s Spring, es un drama lleno de momentos hilarantes que muchas veces son sorpresivos, inesperados. Aún cuando crees que estás frente a un conflicto o algo serio es bastante probable que aparezca algo que te haga estallar en risas, añade además un toque creativo con divertidas parodias de cultura popular.

Esta comedia romántica es uno de esos raros especímenes que no olvidan su género y mantienen la comedia durante gran parte del drama.

4. Amor y amistad en diferentes formas y etapas.

Amor de novios, de esposos, de amigos, de familia. Este drama abre ventanas al amor desde diferentes perspectivas para que los espectadores echemos un vistazo.

A veces esa ventana es una madre como mudo testigo de los problemas de su hija, a veces es el sabio consejo de una vieja amiga cuando más se necesita, en otras es un hombre dispuesto a demostrarle a su amada que se puede desafiar al destino.

Desarrolla vínculos entre los diferentes personajes, nos cuenta sus historias, vemos cómo nacen grandes amistades, como se fortalecen otras.  También somos espectadores de los miedos e inseguridades de los personajes en sus relaciones.

3. Más de un prospecto para amar.

Aunque Oh Dal Ja tenía en mente la idea de lo que un hombre perfecto representa nunca estuvo aferrada a amar a un sólo hombre. Por increíble que parezca este es uno de esos rarísimos dramas coreanos donde la protagonista no fija su interés en una sola persona sino que más bien está dispuesta a intentar con las oportunidades que se le presentan.

Por supuesto que sus ideas preconcebidas sobre cómo debe ser el amor chocan con lo que la realidad le muestra pero es sólo su inexperiencia lo que permite que sus dudas se alimenten. Oh Dal Ja tiene que aprender lo que es el amor y cómo amar, formarse su propia opinión, ella misma tiene que experimentarlo para dejar atrás lo que a lo largo de su vida sólo había imaginado y por ello, a diferencia de la mayoría de los dramas coreanos, Oh Dal Ja está abierta a posibilidades.

2. La mujer como el centro.

Hay muchos hombres en este drama pero son las chicas quienes llevan la batuta. Aunque la trama gira en torno al romance el centro de atención sigue siendo las mujeres.

No se trata de lo que los hombres quieren, ni de lo que pueden conseguir, la vida de las mujeres en este drama no se define por la de ellos, aquí todo es sobre las mujeres sus logros y fracasos, sus problemas, sus decisiones e indecisiones, sus alegrías, sus preocupaciones y mortificaciones.

Mjmm, se trata de mí.

A veces en sus actos pueden ser inmaduras e incomprensibles pero todo sigue siendo por ellas y para ellas, no se limitan a lo que se espera de ellas como mujeres. Aunque nuestra protagonista no es la más inteligente ni la más experimentada entre los personajes femeninos que aquí se presentan igual ella no deja de hacer las cosas que piensa son lo mejor para ella, y pese a que constantemente tiene miedo al escarnio público, el escrutinio y la burla ella no se deja influenciar mucho (y/o por mucho tiempo)  por los demás y si hay consecuencias de sus decisiones las acepta, al final de cuentas son decisiones tomadas por ella y sobre ella y no sobre nadie más.

1. Drama humano en la comedia romántica.

El drama nunca deja de tener el estilo típico de una comedia romántica y sin embargo es también un drama humano.

Como el nombre lo indica este es el drama de la primavera de Oh Dal Ja y eso es lo que vemos: Oh Dal Ja floreciendo.  Es un drama que explora la amistad y las relaciones laborales junto al romance. Oh Dal Ja —al igual que cualquier persona— vive a prueba y error, se equivoca en el trabajo, se equivoca con las personas, se equivoca al amar… y errar le deja lecciones que empiezan a moldear su forma de pensar, su forma de ver y entender la vida.

Y ella no es la única que lo hace, practicamente ningún personaje termina el drama como lo empezó, casi todos aprenden algo de la vida, del amor, de las relaciones, de sus sentimientos, que los hace crecer como personas.

En conclusión…

Oh Dal Ja’s Spring es un drama  ameno y divertido pero especialmente significativo y reconfortante. Tiene los elementos de fantasía romántica necesarios en una comedia romántica pero manteniéndose realista. Además adhiere elementos makjang con sentido, los conflictos que se crean a partir de ello no se sienten improbables.

La primavera de Oh Dal Ja es un drama equilibrado. A veces nos invita a soñar e ilusionarnos como adolescentes con la posibilidad de un amor perfecto e ideal —como toda novela romántica debe ser— y a veces nos recuerda que es un drama de adultos. Nunca se pone muy serio ni muy pesado pero tampoco te da la impresión de ver un drama vacío.

No es un drama excepcional, único e inigualable pero si es diferente y dentro de todas las similitudes que tiene con otros dramas del género destaca por sus diversos enfoques y perspectivas.

La cereza en el pastel son todos aquellos personajes simpáticos por los cuales uno se empieza a interesar, tanto como te interesas por la protagonista, conforme avanza el drama.

Kang Eun Kyung  (quien ha escrito dramas exitosos como King of Baking, Kim Tak GooRomantic Doctor, Teacher Kim), mantiene su sello característico en Oh Dal Ja’s Spring integrando aspectos humanos  a la trama independientemente del género que sea el drama.

Oh Dal Ja’s Spring es una comedia romántica muy completa como pocas y de aquellas que parece que ya nadie intenta hacer de esas que le permiten al espectador contentar su corazón mientras lo ve. Un drama que es gratamente satisfactorio y al cual recomiendo darle una oportunidad😉.