Hablando de

·Secret Forest / Forest of Secrets (Kdrama)·

Me atreveré a decir que Secret Forest también conocido como Forest of Secrets es el mejor drama que ha salido en el 2017 (si, me atrevo a decirlo así sin verlos todos) y seguramente no habrá uno que se le iguale en lo que resta del año porque Secret Forest no sólo es un buen drama en este año pues, a mi parecer, ya está dentro de la lista de “los mejores dramas coreanos que uno puede ver“, y entrar a esa lista no es cosa fácil.

Habrá quienes piensen que exagero, ya que no hay mucho “hype” por el drama entre los fans, entonces, ¿cómo puede ser tan bueno? Pues simplemente lo es, aún sin batir récords en ratings ni sin el gran bullicio que provocan otros dramas, este drama supera a muchos de esos otros con más fieles seguidores. Recordemos que la calidad no siempre va de la mano con la cantidad y Secret Forest es un ejemplo de ello e intentaré en este post explicar el por qué estoy tan satisfecha con este drama.

La sinopsis:

De niño, Hwang Shi Mok (Cho Seung Woo), tuvo una cirugía de cerebro que le privó de la habilidad de sentir emociones. Ahora trabaja como un fiscal, es frío, racional y solitario, también es uno de los pocos fiscales que no se involucra en la corrupción. Un día encuentra a una persona asesinada y conoce a la teniente policía Han Yeo Jin (Bae Doo Na) en la escena del crimen. Ellos trabajarán juntos para erradicar la corrupción de la fiscalía y resolver el caso del homicidio.

Tres de tres.

Este drama tiene todo lo que un buen drama debe tener: gran guión, gran dirección y grandes actuaciones.

El guión: ciertamente Lee Soo Yun hizo que Secret Forest, o Forest of Secrets, viviera a su nombre, esta escritora novata nos presenta un verdadero bosque lleno de secretos, una maraña de actos y motivos complejos en personajes igual de complejos. En el primer episodio, Hwang Shi Mok (Cho Seung Woo) tira de una pequeña hebra que termina exponiendo ante él (y nosotros los espectadores) un gran tejido de intrigas y maquinación con diversos patrones;  él junto a Han Yeo Jin (Bae Doo Na) intentarán encontrar el otro extremo del hilo, tarea que no será fácil pues en cada nuevo pedazo de hilo obtenido hay más secretos por descubrir y nuevas posibilidades como respuesta.

La dirección: no sabía qué esperar de Ahn Gil Ho como director pues he visto poco de él, sin embargo, cualquier expectativa que pudiera tener iba a ser excedida. Ahn Gil Ho parecía decidido a dejar huella en cualquiera que viera este drama. Secret Forest es un drama caracterizado por la sobriedad de la dirección y la pulcritud de su edición. El director nos ayudó a conectar con los personajes a nivel personal, permitiéndonos acompañarlos en el paisaje urbano que los envuelve y en su entorno familiar. La dirección sigue el flujo progresivo y constante del guión, en la edición no hubo cambios exabruptos y tampoco hay escenas que se sintieran innecesarias pues practicamente todo lo que se nos muestra tiene un motivo.

La actuación: No puedo llamarme a mi misma fan de los dramas coreanos y pasar por alto un drama protagonizado por Cho Seung Woo y Bae Doo Na, tenía que ver el primer episodio si o si y no me arrepiento de haber tomado esa decisión basándome sólo en los protagonistas. Ambos son tan buenos y naturales en lo que hacen que en ocasiones harán ver un poco menos buenos a otros actores también muy buenos. Pero no sólo ellos muestran ese toque mágico que adoro ver en mis actores favoritos, practicamente todo personaje relevante para la trama es interpretado por un actor con grandes cualidades. No hay eslabón débil en esta cadena de talentos.

Un guión que te exige estar atento.

El guión en este drama es tan compacto que hay que prestar atención a todo lo que se muestra en pantalla, hay pocas explicaciones, una mirada, un diálogo, un gesto puede cambiar la interpretación que dabas de una situación o de un personaje. Cuando suceden tantas cosas y no dejan de suceder es fácil pasar por alto algo, por ello este drama demanda tu máxima atención.

Lee Soo Yun logra entregar un guión que no sólo sabe atraparte, cautivarte, también es un guión tan atractivo que logra mantener al espectador a la expectativa desde que inicia el episodio hasta que termina, poco más de una hora se sienten como 20 minutos. ¿Quién se creería que estamos frente al trabajo de un novato (a)?

La información llega a ti como las olas del mar, de forma constante, un dato tras otro, rompiendo en la orilla, y apenas procesas lo que recibes cuando llega algo nuevo que será revelador o que dará un giro en la trama o que simplemente alimentará el misterio.

Un sólo caso. Es un sólo caso el que hay que resolver en el drama y es ese el que destapa una red de corrupción, de mentiras y de relaciones desiguales con muchas personas involucradas directa e indirectamente y casi todos intentando salvarse a sí mismos.

Los personajes son interesantes, todos, y habitan en una zona gris.

No hay personaje relevante que no tenga un desarrollo gradual, en este drama hay un buen diseño de personajes y casi todos ellos se encuentran dentro de la indefinición.

Los personajes tienen algo con lo que puedes sentirte identificado, o no identificado pero que puedes entenderlo aún si no lo aceptas, son personajes con ambiciones, con miedos, con hartazgo, los hay no inocentes pero no por ello necesariamente malos —o culpables de algo—, corruptos, endebles.

Las mujeres también resaltan por no ser la típica damisela en peligro tan común de los dramas coreanos. Aquí ellas son fuertes, buscan la justicia, buscan la verdad y están dispuestas a arriesgar lo que sea necesario para obtener lo que quieren apegándose a sus principios, sean o no moralmente aceptables.

Y para resaltar está el protagonista, el fiscal Shi Mok, solitario, frío, sin emociones, que se mantiene alejado de la corrupción. No emite juicios de valor a diestra y siniestra, ni es un prepotente, es muy directo en opiniones lo que puede fastidiar a más de uno, se enfoca en su trabajo y hace lo suyo —¿ya ven que no es tan complicado poner a un protagonista que no se comporte como un infeliz?—.

Lo mejor es que su problema con sus emociones no es en ningún momento tema central del drama, la falta de emociones del fiscal no es algo que nos desvíe de la trama principal ni a lo que se le dedique más tiempo del necesario, este drama es sobre un asesinato, sobre la corrupción, no es un drama sobre un fiscal sin emociones.

Lo más interesante de los personajes en Secret Forest es que no tengo una emoción predominante sobre uno u otro (excepto los dos protagonistas), a veces odio a uno para empezar a apreciarlo después, para volverlo a odiar y luego terminar sintiéndome apenada con ese personaje y justificándole. Son estos recovecos que encuentro en cada personaje, especialmente cuando lo siento seguro y familiar, lo que más me atrae a ellos.

Lo recomiendo.

Secret Forest mantiene su impulso hasta el último minuto, la historia avanza paulatinamente y a ritmo constante, en ningún momento se siente que el drama está perdiendo fuerza o desviándose de su premisa.

Secret Forest está bien hecho, no se puede decir de otra manera, es de esos pocos dramas que mantienen una buena calidad (en todos sus aspectos) desde el principio del drama hasta su final y eso es algo que me ha invitado a seguir buscando proyectos de esta escritora a futuro.

Probablemente el género no atraiga a muchas personas, si eres de ese tipo de personas te invito a desafiarte e intentar mirarlo, dale una oportunidad. Sabemos que al final todo es cuestión de gustos así que puede o no gustarte pero, considero que un drama así merece al menos darle un vistazo y no decidir sin siquiera intentarlo, con suerte te gusta, lo disfrutas y hasta te haces fan de actores que no conocías o tienes nuevos proyectos por esperar de la escritora y/o  del director 😉

2 Comentarios

  1. Victoria

    concuerdo al 100% , en mi caso lo empece a mirar porque me llamo la atención la sinopsis, y no pude parar, lo ame!^^

    • Fijate, contrario a ti, a mi la sinopsis no me llamó mucho pensé que era otro drama con un protagonista con un “problemilla” por resolver. Creí que todo giraría en torno a no sentir emociones, me alegró tanto que no fuera así y que fuera sólo una característica más del protagonista y una excusa perfecta para tener a Cho Seung Woo diciendo “aigoo” con tanta inexpresión y falta de entonación lol (amé esos dos o tres “aigoos” que dijo a lo largo del drama 😁, aunque no fueron suficientes). En cuanto a no poder parar me paso exactamente igual hasta pausé otros dramas que estaba viendo para no distraerme 😛

Leave a Reply

Theme by Anders Norén