Artículos de opinión

·Mi año en dramas (2017)·

No me gusta hacer recuento de los dramas que veo en un año así que llegar a fin de año es tener un cosquilleo que me pica “habla de tus dramas favoritos del año” y un alto total que grita “no lo hagas“, quiero hablar sobre mis impresiones de los dramas este año y reconocer mis favoritos pero a su vez no quiero mirar atrás y darme cuenta que he dedicado más tiempo a la televisión del que me gustaría admitir?.

Pero la comezón siempre gana así que estaré los próximos días dedicando tiempo a revisar qué vi y qué me gustó para recomendar por acá y mientras termino con la labor dejaré por aquí mi opinión de lo que fue mi año, 2017, en dramas:

Dramas Coreanos.

Este año los dramas coreanos se olvidaron de las grandes producciones, supongo que gran parte de esto tuvo que ver con los problemas con China pues hubo mucho dinero que dejó de entrar a las casas productoras. La inexistencia de “grandes producciones” nos dejo con varios dramas que no destacaron mucho el uno del otro.

También hubo muchos dramas, demasiados, esto debido a que algunas televisoras utilizaron nuevos horarios de transmisión, por ejemplo tvN que reabrió el horario de miércoles y jueves o la KBS que volvió a usar el horario de viernes y sábado así que tuvimos más dramas. Lamentablemente cantidad no es sinónimo de calidad y por ello me sentí un poco abrumada con tantas noticias de dramas nuevos lo que en lugar de invitarme a verlos me empezó a alejar de ellos, ahora no quería ni dedicarles un episodio si la sinopsis no llamaba mi atención lo suficiente, habiendo más dramas para elegir ¿por qué perder el tiempo en uno que no me atrae desde la sinopsis?.

MBCSBS comenzaron a cortar sus episodios por la mitad (para poder transmitir publicidad durante la transmisión de dramas) y no puedo expresar con palabras cuánto puedo llegar a odiar que eso suceda (no con todos los dramas) pues en ocasiones se pierde el fluir del drama ya que no siempre eligen el momento indicado para cortar el episodio. Anécdota: mientras veía 20th Century Boy and Girl me ocurrió que viendo los dos episodios del día me vi uno y al terminar olvidé completamente que tenía el segundo episodio pendiente, me sentí molesta porque el episodio “terminó mal, en nada interesante” fue hasta el día siguiente que recordé que aún me faltaba la segunda parte del episodio 😛  y ¡fue la del primer beso!…. ¡¡me había perdido el beso!!.

Lo peor fue encontrarme con dramas que quería ver y no tenían subtítulos porque le cedieron los derechos de transmisión a sitios web que no acostumbran a transmitir dramas coreanos durante transmisiones (como por ejemplo Netflix) y eso me dejó sin opciones (hace años que los sitios oficiales mataron los fansubs así que ahí está el resultado).

También hubo poca organización con cancelaciones de dramas, movimientos de horarios y fechas de estreno o de finalización de dramas. Caos.

No conforme con todo lo anterior, la mayoría de los dramas coreanos fueron, en mi opinión, regulares, de esos que se pierden entre la multitud de opciones, entretenidos para ver pero poco por recordar.

¿Qué es lo que más me gustó de los dramas coreanos este año?

Lo que más me gustó es que uno de los dramas que considero de los mejores dramas que han salido de Corea se transmitió este año junto con otro drama que se va también a mis favoritos. Es decir hay dos o tres joyitas transmitidas en el año que tienen un gran valor para mi.

Hubo más dramas de temática “seria” de lo que se acostumbra y esta vez no nos faltaron thrillers :mrgreen: además exploraron más en dramas de la vida o dramas humanos y aunque no siempre dio resultado la intención es lo que cuenta.

¿Y lo que menos me gustó?

Las comedias románticas. Hubo un par de comedias románticas entretenidas y divertidas pero en general si he de calificar las comedias románticas de este año en una palabra esa sería decepción. Me vendieron muy pocas ilusiones este año y me hicieron reir poco.

También hubo mucha mezcla de géneros, dramas que no se decidían a ser de un género o del otro y esa mezcla de géneros en algunos dramas fue confusa y en la mayoría no pude disfrutar a plenitud de ningún estilo.

Los guiones este año no fueron muy consistentes, hubo montones de dramas que empezaron con fuerza y terminaron mal y otros que se sostuvieron gracias al cariño del público por los actores.

Hubo demasiados castings de parejas disparejas donde un actor es mucho más experimentado que el otro, no entiendo la obsesión de los productores de seguir haciendo esos castings disparejos.

Y aún hablando de castings, vi demasiados actores “reciclados”, especialmente los actores de reparto, por poner un ejemplo, Kim Mi Kyung hizo el papel de la mamá de las protagonistas en dos dramas que estaban transmitiéndose simultáneamente (Go Back Couple20th. Century Boy and Girl), me encanta Kim Mi Kyung pero verla en dos dramas al mismo tiempo me pareció excesivo, y ella no es el único caso pues hay muchos otros en situaciones similares.

¿Los géneros?

Como lo comenté, hubo demasiados dramas que mezclaron géneros, lo malo es que al combinarlos muchos dramas perdieron rumbo al no poder definirse por un estilo.

Demasiada fantasía. Ya lo he dicho antes, la fantasía no es mi género favorito y este año he visto MONTONES de dramas de fantasía y lo he hecho más por inercia, o por los actores, y por tener pocas opciones que por convicción. Lo bueno es que los dramas coreanos adaptan la fantasía al mundo real, lo malo es que llegó un punto en el que me sentí harta con cada nueva noticia de algún drama próximo a estrenarse porque la fantasía no dejaba de hacer su aparición. No voy a negar que he disfrutado de los viajes en el tiempo y de parcas y fantasmas pero sí me gustaría que usaran menos este género el próximo año (aunque de momento todo pinta a que ahora van por el mismo camino añadiéndole también la sci-fi).

Pocos melodramas. Otra vez, al igual que el año pasado ha habido pocos melodramas en regla. Aún los dramas de fin de semana están casi todos tirando a dramas familiares antes que melodramas, parece que Corea ya no quiere hacer aquello que la dio a conocer frente al mundo.

Ningún sageuk fuerte. Mmmm, si hubo varios sageuks, especialmente la primer mitad del año, pero ninguno que se sintiera “serio”.

Dramas japoneses.

Fue un año difícil para ser fan de los dramas japoneses, especialmente la primer mitad del año. Algunos sitios cerraron por temor a ser objeto de procesos legales; esto me dejó mal parada, seguir un drama comenzó a implicar un esfuerzo doble a la ya de por sí forzosa labor de mantenerme al día con los estrenos.

Como consecuencia de esto tengo muchos dramas pendientes por ver que no pude iniciar tan pronto como me hubiera gustado. Cerca del fin del año las aguas tempestuosas se calmaron y ya estoy ordenando mis opciones pero apenas me estoy adaptando a esta “nueva etapa” 😛  así que reconozco que me tomará tiempo recuperar mi ritmo anterior.

Japón comenzó a abrirse a más sitios legales de transmisión por Internet pero esto es reciente y aún no se puede percibir los beneficios que esta apertura podría traer.

¿Qué es lo que más me gustó de los dramas japoneses este año?

Mi aspecto favorito de los dramas japoneses este año es que se han mantenido fieles a sus costumbres y ofrecieron gran cantidad de géneros sin restricción.

Volvieron dramas como Code BlueKounodori (*nota mental* no olvidar ver las nuevas temporadas) de los cuales soy fan, además de que, ¡oh sorpresa!, ya es más fácil, o menos difícil, encontrar dramas del canal Wowow.

También estoy muy contenta con la cantidad de “nuevos” actores que vienen de la nueva generación, y pongo “nuevos” entre comillas porque la mayoría ya tienen un gran bagaje a cuestas en participaciones de todo tipo (desde pequeños papeles hasta protagónicos) en diferentes proyectos. Hay demasiado talento y eso me emociona.

¿Y lo que menos me gustó?

Obviamente las dificultades para seguir los dramas fue lo peor, sé que esto no tiene nada que ver con la industria pero sí con lo complicado que es ser fan de los dramas japoneses con propiedad?.

¿Los géneros?

Sentí que hubo más opciones en dramas románticos de lo que habían hecho en los últimos años, normalmente no prestaría demasiada atención a esto pues en los dramas coreanos puedo satisfacer mi cuota romántica anual pero los dramas románticos japoneses tienen un estilo diferente que aprecio.

Japón sigue siendo mi “refugio” para ver dramas humanos o dramas de la vida que en verdad toquen mis fibras más sensibles y para encontrar dramas que me hagan pensar.  También es en los dramas japoneses donde me es más fácil estallar en carcajadas; así que si quiero variedad siempre busco entre los dramas japoneses,  y esto continuó siendo cierto durante este año.

Dramas taiwaneses.

Sólo vi como unos 3 (creo) dramas taiwaneses este año y por lo menos uno no era de este año así que no puedo opinar demasiado, de cualquier manera tengo varios dramas estrenados en el 2017 en mi lista de pendientes por ver y eso es un buen indicio, al menos sé que hay premisas interesantes y que además hay oportunidades para ver esos dramas 🙂

También puedo decir que la amabilidad sigue siendo un sello distintivo en sus dramas y celebro que no la hagan a un lado.

Para terminar.

Este año quedará en mi historial como fan de dramas como el primer año en el cual tuve serias dudas como fan de los dramas coreanos pero, en medio de toda duda, también me afiancé más como fan de dramas japoneses y, aún con lo poco visto, como fan de dramas taiwaneses pues siempre puedo voltear a ellos sin reparos cuando siento que no hay nada por ver entre los dramas Coreanos.

Quizás el otro año empiece a explorar más dramas de otros países, quizás no, no lo sé.

Espero que el próximo año sea uno de menos dramas que dejo a medias y más dramas que compitan por ser mi favorito del año 😀

Una más a la que le gustan los dramas y muchas otras cosas. Con tendencia a analizar lo que no debería. Intenta no caer en despropósitos. De opiniones variables, como las estaciones del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *