Hablando de

·Dramas que estoy viendo, Agosto 26 – 2018·

Tengo muchos dramas japoneses en mi lista de pendientes que quiero empezar, también tengo un taiwanés que sigue saltando a mi vista como diciendo “mirame, mirame”, por este motivo intenté alcanzar los episodios en transmisiones de Mr. Sunshine y así sólo tener nuevos episodios hasta el fin de semana pero no pude, jejejeje. Avancé cuatro episodios del drama y no los 6 que, antes de los episodios de esta semana, tenía pendientes… No empecé ningún drama nuevo así que en esta ocasión sólo hablaré de Mr. Sunshine.

MR. SUNSHINE (Ep.12)

El motivo por el cual no pude alcanzar las transmisiones es que honestamente Mr. Sunshine no me invita a darle play al siguiente episodio tan pronto como sea posible, sigo sintiéndome muy aburrida en lapsos del drama y sigo sin saber exáctamente qué es, ¿le falta fluidez a la trama? Como que una escena no conecta con la otra, sé que todas las tramas que estoy viendo son parte de la historia pero no las veo convertirse en una sola.

Tampoco ayuda que estoy encontrando inconsistencias en el guión y además que estoy notando que las manías de la escritora están volviendo a hacerse presentes en este drama como en todos los otros, por ejemplo, su gusto por desdibujar a sus protagonistas. Las protagonistas en los dramas de Kim Eun Sook siempre empiezan sus dramas siendo mucho más interesantes que como los terminan.

Pero en lugar de expresar todos mis pensamientos generales sobre lo que ha sido el drama, mejor me voy por partes con lo que ha captado mi atención.

Empiezo con la muerte del Ministro de Asuntos Exteriores, que fue quien en el pasado provocó la situación que llevó a los padres de Eugene a intentar escapar y morir en el intento. Lo vimos unas cuantas veces siendo déspota, prepotente, injusto y mostrando actitudes similares sin reserva; lo cierto es que lo vimos poco y lo más destacable de su participación en el drama fue recibir una gran bofetada de parte de Wan Ik :mrgreen: (¡qué buena estuvo esa Wan Ik, por poco me empiezas a caer bien!). Dicho esto supongo que debí celebrar que Eugene pudo deshacerse de él, sólo supongo porque la verdad no celebré. Toda la escena me pareció una mera oportunidad más para ver lo “ingenioso” que es Eugene, lo tonto que es el rey y el tiempo que perdimos haciendo del desaparecido pagaré un tema importante en la trama cuando realmente dicho pagaré no iba a llegar a nada.

El tipo era malo, lo sé porque me lo han dicho y porque vi dos o tres escenas sin importancia de él siendo malo. Pero no lo odiaba, nunca fue un personaje central que llamara mi atención, tanto me daba si lo mataban que si no. Y este es un gran problema en la narrativa, porque no me está guiando a donde me quiere llevar, simplemente me deja caer de golpe sobre las escenas. Así estaríamos  el drama y yo en una conversación:

-Oye, ¿te acuerdas del personaje que se supone tienes que odiar, ese el que provocó todo lo de Eugene y que es bien despóta?
-Si, si, vagamente pero lo recuerdo. La bofetada, sí… 
-Muere en este episodio, Eugene hace que lo maten.
-Oh…

Eh… Qué bien por Eugene, digo, que tenga un poco de justicia el hombre y eso pero no estoy muy segura del motivo por el cual debe de importarme, tal vez si hubiéramos perdido menos tiempo en el lovu habría entendido que había planes de deshacerse del Ministro. Bueno, al menos esto dio paso a la lucha que Wan Ik está librando para entrar al palacio, ¿palacio? El palacio me lleva al rey…

¿Sería así de tonto el rey de Joseon o simplemente lo ponen medio tonto para no hacerlo culpable de sus errores al permitir la invasión total de su país?, ¿o es la escritora la que es medio tonta? No sabe ni quién diantres es Eugene y confía en él y lo quiere trabajando para él, lo visita al hotel y charlan… ¿Dónde está la lógica en todo esto?.

Ahora, vamos con Ae Shin: Jajajajajajajaja, jajajajajaja —no, esperen— jajajajajajaja. ¡Su cara cuando supo que su amado era un esclavo!, jajajajajajajaja. No sé ustedes pero creí que ya había acabado el peso muerto (el romance entre Eugene y Ae Shin) del drama. Al menos si yo fuera Eugene ahí habría terminado para mi, digo, entiendo que la chica se sorprenda, es normal, pero la pobre hasta se nos andaba desmayando, creí que iba a terminar embarrada en el hielo —habría sido poético y una escena perfecta para que el director nos regalara una cámara lenta con la sangre de Ae Shin sobre el hielo. De repente Hee Sung ya no se ve tan blanco ni tan enclencle y no parece tan mala idea, ¿verdad Ae Shin?.

Asumí que eras un noble“, dice Ae Shin cavando más profundo su tumba. Es lo más cómico que he visto en el drama, especialmente después de cómo ella es tan digna frente a todos los “indignos” menos frente a su amado al cual ciertamente ella no catalogaría de digno si no se hubiera enamorado. La paciencia de Eugene es grande. No esperé esta exagerada reacción de ella, impactada y sorprendida, sí, pero ¿hasta perdiendo la fuerza en las piernas? Uuhh, no.

De esta escena cómica se derivaron muchas más tontas y ridículas con los protagonistas mirándose a la distancia durante tiempos interminables y ambos llorándole al otro como si alguien se hubiera muerto, ¡uf!.

Pero no todo es malo, también hay chispazos de ingenio en este drama, la charla de Seung Gu con Ae Shin fue significativa, Eugene plantó la duda cuando le cuestionó el Joseon por el cual ella luchaba pero fue su maestro quien le hizo entender la diferencia entre ellos y he de darle crédito a la escritora por hacerlo de forma simple y clara pero a su vez emotiva.

Lamentablemente la escritora no se pone muy seria con los problemas que ella misma plantea y en cuanto creí que ya nos habíamos deshecho del peso muerto del drama este vuelve otra vez a convertirse en un lastre para el desarrollo de la trama en el episodio 12. Sí, después de días en los que Ae Shin asimilaba la imposibilidad de su relación con Eugene y después de asegurar que ella permanecería siendo lo que es porque es la mejor manera de protegerse y justo cuando empecé a tomarlos en serio, los dos vuelven a las andadas con sus cursilerías dejándose cartas y montando a caballo.

Lo que me lleva a preguntarme, ¿cuánto tiempo ha pasado enviándose cartas? Porque recuerdo que Ae Shin tiene una deuda pendiente con Dong Mae que tiene que saldar en 15 días.

Ah, ya he llegado Dong Mae… El pobrecillo enamorado empedernido, por fin pudimos adentrarnos un poco a los pensamientos de Dong Mae cuando estaba frente a la ofrenda de los padres de Ae Shin, la dualidad de sus sentimientos hacia ella se hizo palpable cuando él reconoce que quiso hacer de Ae Shin una víctima de sus palabras pero se debate entre desear que las olvide y esperar que no lo haga. ¿Olvidar sus palabras sería ignorar que él existe en el mundo de ella?, ¿odiarla por lo que representa, amarla por lo que es?. Es bastante triste que él tenga tanta certeza de que nunca tendría una oportunidad con ella y por lo tanto no se atreve ni a soñarlo (como en la visión que tuvimos de él con Ae Shin al final del episodio 7). Me gustó escuchar sus pensamientos pero no me gustó que tuviera que ser en el lugar donde lo hizo, no le encuentro mucho sentido a que él esté precisamente ahí.

Necesito más escenas de Hina con Dong Mae, son vibrantes juntos. Hina también vibra sola, cualquier escena con ella en pantalla es entretenida y dinámica. La personalidad de Hina está haciendo ver un poco infantil a Ae Shin, el principal contraste entre las dos es que una sabe que nadie va a hacer nada por ella mientras la otra tiene la seguridad de que hay un grupo detrás de ella para apoyarla y creo que por eso Ae Shin es capaz de relajarse mientras Hina nunca baja la guardia.

Le dieron otros dos minutos en pantalla a mi rayito de sol (Hee Sung) y descubrió qué es lo que ha estado haciendo su prometida. Mientras sus “rivales de amor” necesitaron ver para entender él tuvo que deducirlo con lo poco que sabía. No creo que me estén poniendo a un personaje tan intuitivo y misterioso sólo para terminar siendo el refugio de Ae Shin, no quiero creerlo porque sería un desperdicio y porque la escritora me estaría diciendo que su drama no tiene ningún valor si no hace que todo gire en torno al romance. Además está recolectando mucho dinero y tiene que haber un motivo para todo, creo yo.

En la escena en la cual mojaron a mi rayito de sol quedó bastante claro que él no es como su familia, por si algún fan del drama tenía duda y sé que si las tenían porque leí gente diciendo que era un rico más en Joseon disfrutando de la vida. Pero quiero resaltar algo de esta escena y eso es la negativa de Hee Sung a aceptar el pañuelo de Eugene, algo que me pareció digno, para algunos puede ser un indicativo de “no me tengas lástima” y para mi fue un “no debes sentir lastima por mi“. “No me tengas lástima” nacería de su orgullo, que no quiere causar penas; en cambio “no debes sentir lastima por mi” nacería de la comprensión de la situación, es como decirle a Eugenetú debes de estar odiándome no compadeciéndome, no gastes tus simpatías en mi“.

Byun Yo Han está haciendo maravillas con lo poco que le han dado para desarrollar su personaje, es quien ha tenido menos tiempo en pantalla y aún así me es imposible quedarme indiferente cuando aparece, ya sea como un cachorro sentado frente a su prometida en un paseo en tren hablando de posibilidades o el hombre firme que le dice a Dong Mae que si iba a tomar partido en la lucha de Joseon lo haría de forma que destaque. Kim Min Jung y Yoo Yun Suk han tenido un poco más de material pero también dejan el drama impregnado con su esencia y la ausencia de los tres personajes se nota y mucho cada vez que no hay algo para ver con ellos a cuadro.

Encuentro el guión bastante flojo, de repente tenemos ciertas situaciones sobre la política del país que son inesperadas y a las cuales no se les dedica el tiempo suficiente para que asimile que hay una conspiración en Joseon y que sus habitantes se enfrentan a un peligro inminente.

Tengo que reconocer que me es difícil conectar con Eugene, creo que la escritora ha hecho de este personaje uno bastante simplón, me fastidia verlo comportarse como un sabelotodo en una escena y luego como un niño tonto comiéndose un papel en la otra, ¿dónde estás Eugene?, ¿cuál eres tú?.

A mi parecer, el romance entre los protagonistas sigue siendo el freno del drama, la historia no despega porque la escritora está aferrada a que nos enamoremos del amor de ellos. No está pasando, no conmigo, no me funciona.

También me parece que la escritora está haciendo de los villanos personajes de caricatura (creo que ya lo había comentado), es un “te pego »» tu la traes“, la escena donde el japonés se enfada con el ¿ruso?, ¿era un ruso? fue de película de Disney. Bla bla bla~ los japoneses son de mecha corta y explotan con facilidad, los americanos son corruptos… Ahh si, la escritora Eun Sook puso a un americano corrupto en su drama, le dio un nombre: Allen, ¡Allen, existió! y entre las historias que se cuentan de él está el hecho de que no aceptaba sobornos, aceptó un soborno en el drama, hay fans americanos del drama que están enojados con la escritora por no cambiar el nombre del personaje. Mmmm, les digo que me parece que la escritora ni siquiera quiso documentarse bien.

Reconozco a la escritora por escribir frases con mucho significado que lanza al aire de vez en cuando usando a tal o cual personaje, lo que en ocasiones me da la impresión de que estoy frente a un gran drama, sin embargo no puedo decir lo mismo por el resto de sus diálogos y su narrativa.

También tengo que decir que el drama es muy lento en su desarrollo, recién vi un drama lento que me parece fantástico (Pretty Noona Who Buys Me Food) y no puedo evitar pensar que hay una enorme diferencia entre no tener material para trabajar/filmar y hacer el desarrollo lento a propósito y el tener un propósito para hacer lento el desarrollo.

Una más a la que le gustan los dramas y muchas otras cosas. Con tendencia a analizar lo que no debería. Intenta no caer en despropósitos. De opiniones variables, como las estaciones del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *