·Dramas que estoy viendo, Soshite, Ikiru·
Hablando de

·Dramas que estoy viendo, Soshite, Ikiru·

¡Primero del año!

Y voy directo a los dramas, que de eso se trata el blog jejeje. Sigo viendo Crash Landing on You pero no voy a hablar del drama porque aún no veo el sexto episodio, fue tan largo (y hasta malo) el quinto que no tuve ganas y luego leí que se cancelaba la transmisión de esta semana y me dije que no había prisa.

Al parecer decidieron tomarse el tiempo para mantener un buen margen entre lo que transmiten y lo que ya está grabado porque quieren cuidar la calidad o algo así —palabras más palabras menos— bleh~ no deberían de cuidar la calidad del drama sino MEJORARLA que es ¡mala! Todo lo falso se ve falso 😑, es obvio que están usando mucho CGI para varias de las escenografías y no creo que ser obvio sea el objetivo.

El quinto episodio fue malo pero al menos nos dio esta escena:

¡Oe! ¿Acaso soy la única que notó el cambio de energía que imprimió Kim Jung Hyun en unos segundos? Me encanta el Hyun Bin aquí pero so sorry, el beta no le gana al alfa… Espero que en los próximos episodios Hyun Bin se aplique porque la carrera de macho-calado se la está ganando Jung Hyun —muy a pesar de que el personaje de Jung Hyun tira a enclenque la mayor parte del tiempo jejeje.

Pero basta del aterrizaje forzoso que vengo a hablar del drama japonés Soshite, Ikiru, el cual ya vi completo 😁.

SOSHITE, IKIRU – Ep.06 (Final)

Estaba realmente emocionada por empezar Soshite, Ikiru un mini drama romántico del canal WOWOW, luego leí algunas críticas sobre el drama y empecé el drama con la enorme duda sobre si esas críticas eran justas o no.

Y empecé el drama, y me encantó el primer episodio y me dije que quizás la gente si se equivocó, luego vi el segundo episodio y el tercero y ammmm ya no me sentía tan optimista. Lo terminé y ¡demonios!… Ahora entiendo todas las críticas.

Aunque, no me parece justo decir que es un mal drama porque es un drama hermoso y creo que el potencial romántico en el primer episodio nos cegó a muchos sobre algo que debimos entender con sólo leer el nombre del drama —que en español sería algo como Y, vivir ó Y entonces, la vida— y es que… Al vivir, la vida… Pasa.

Y pasó (en el drama, por lo menos).

¿Qué esperar cuándo pasa la vida? Pues, cosas simples, como que tus planes no se lleven a cabo, lol.

Ya visto, en verdad soy del pensar que no he encontrado una reseña “justa” sobre el drama, y con “justa” no me refiero a una que diga lo que yo quiero sino a una que juzgue el drama por lo que es y no por lo que el espectador quería(mos) que fuera. Todos creíamos que sería un drama romántico y el drama básicamente está alejado de esa premisa, aunque hay romance lo cierto es que el drama es sobre la vida de dos almas gemelas que casualmente se encontraron en su camino y con esa misma casualidad se separaron cuando a uno le dio miedo arruinar la vida del otro.

El drama empieza con una tragedia, la del tsunami del 2011 en Japón, y si el nombre del drama no nos dijo nada entonces desde este momento debimos de entender de qué trataría esto, pero es que los espectadores somos necios y optimistas y nos gusta soñar e idealizar los dramas jejeje. Pobres tontos ingenuos que creíamos que tendríamos una bonita historia de amor 🙃.

Todo inicia con esa tragedia, tragedia que une a los protagonistas, cuyas vidas tienen su propia dosis de sufrimiento y quienes quieren sanar un poco a través de la ayuda que ofrecen como voluntarios.

Y el drama es así para los protagonistas, sube-sube-sube / baja-baja-baja, ya saben… La vida, con cosas buenas y malas y todo lo que hay en medio. A veces parece que les pasan muchas cosas malas, ¿o es que en realidad las malas son muy malas? Amm. Pero en este vaivén un mensaje prevalece: Anda, sigue.

Toko fue la calma personificada intentando aceptar cada golpe de la vida con entereza y madurez, mientras que a Kiyotaka lo destrozaron por dentro obligándolo a tener que luchar contra sus demonios. Dos personas muy similares, con dos formas distintas de afrontar situaciones adversas y dos formas distintas de sufrir.

Toko nos demuestra que está bien aceptar el cambio de planes que el destino tiene contigo, poner tu mejor cara y seguir viviendo, Kiyotaka nos dice que está bien quebrarse y hacerse a un lado, pausar la vida hasta recoger los pedazos y ponerlos en su sitio.

La forma en que Toko acepta y reconoce sus propios errores —mismos que le han puesto trabas en su vida— es de resaltar, no es un personaje que siempre tome las decisiones más adecuadas pero si es uno que no quiere vivir culpandose por mucho tiempo, y valoro esa manera que tiene de demostrarnos que errar es humano pero es tu actitud ante la vida la que marca diferencia.

Kiyotaka muestra otro tipo de fortaleza, una que se atreve a reconocer la debilidad, aunque no le fue fácil entenderlo, no después de vivir una vida inmutable ante la adversidad, una vida dejando dentro cualquier amargo sentimiento e intentando ver siempre lo mejor en todo y en todos, hasta que la realidad llega en forma de explosivo y le arrebata el mundo que él mismo se había construído. Entonces vino el colapso y entonces se tuvo que obligar a cambiar de perspectiva.

Ambos tienen maneras muy interesantes, aunque diferentes, de reconstruirse y resurgir de sus cenizas. Y este drama se convierte en un gran drama cuando lo empiezas a ver con esta idea en mente: la de estar viendo un drama humano en lugar de uno romántico.

Del lado romántico también tuvimos algo —poco— por ejemplo, creo que este es uno de los pocos dramas donde los protagonistas se vuelven novios de forma muy orgánica. Esa declaración abrupta y sin intención de Kiyotaka fue fantástica en su sencillez junto con la feliz y, a la vez calmada, aceptación de Toko.

También tuvimos un final emocionante, ala The Bridges of Madison County. “Bájate, bájate” le decía en mi mente a Kiyotaka con el mismo ímpetu con el que le dije a Meryl Streepno sueltes esa manija, abre esa puerta… No dudo ni por un instante que esa escena de la película haya inspirado ésta del drama (y quizás inspiró algo más que sólo esa escena, tal vez también la decisión final de Toko), y aunque el resultado parece el mismo encuentro un aire resoluto en Kiyotaka que obviamente no tuvimos en la pelí.

Nota: Si no han visto la película les recomiendo verla, sé que es vieja pero de todos modos está ambientada en los 60s así que notarán menos la edad de la peli jeje.

Pero eso es lo único realmente romántico que obtendremos del drama, un principio y un final, porque el drama navega más con bandera de drama de la vida y se apega a ello.

Dos mensajes deja y se quedan: es posible sanar y es posible seguir adelante.

Este drama, aunque a momentos es triste, es en verdad bello.

Una más a la que le gustan los dramas y muchas otras cosas. Con tendencia a analizar lo que no debería. Intenta no caer en despropósitos. De opiniones variables, como las estaciones del tiempo.

2 Comentarios

  • Ory

    Feliz 2020 Trece…

    Pues a mi Crash me tiene interesada, debe ser por no quiero complicarme con dramas serios 🙊

    Se ve interesante el drama japonés, ¿me podrías decir donde lo puedo ver? Y sí es corto muchísimo mejor porque así no me complico mucho con el tiempo.

    Pd: Ya se estrenó Romantic Dr.Kim 2, a ver si me engancha como el 1, pero espero que no muestren un romance forzado 🙄🙄

    Nos leemos.. Chaito.

    🤗🤗

    0
    • Trece

      ¡Feliz Año Ory 🎊!

      No he visto el sexto episodio del drama y sé que los fans lo tienen como uno buenísimo así que espero que ese episodio eleve mi entusiasmo 🤞.

      Soshite Ikiru lo descargué, lo puedes encontrar en español en Asia-team 😉

      🤗 Que estés bien, nos leemos.

      PD. Si vi que ya se estrenó Romantic Dr. Kim y leí que el rating subió más de 2 puntos para el segundo episodio (eps. 3 y 4) y eso me da muy buenas señales, también espero que no haya línea romántica —nunca entendí el motivo del romance en la primer temporada 🤔.

      1+

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *